El Carmen 2004 - EA2BUR AV1597 Andoni

santurtzi
Title
Vaya al Contenido

El Carmen 2004

MOMENTOS
El primer día de fiestas (viernes) se asan, a modo tradicional, entre 1.500 y 2.000 kgs de sardinas. Estas se ofrecen gratuitamente, al numeroso público que se concentra alrededor de las pailas. colocadas en las Calles Itsasalde y Juan XXIII. Unas 20.000 personas, como mínimo, participan en esta Gran Sardinada.
El Ayuntamiento facilita parte del material y son los hosteleros los encargados de repartir las sardinas, ayudados por algunos/as amigos/as o clientes.
De esta manera se hace honor a la tradición que ha hecho mundialmente conocida a nuestra localidad. Porque Santurtzi recuerda a la pesca de la sardina y a su distribución por las afamadas sardineras, que, antiguamente, llevaban las arrobas de este pescado, recién capturado en aguas del Abra, hasta Bilbao, vendiendo por las calles al grito de "sardina frescue".

ec04-01.jpg
ec04-02.jpg
ec04-03.jpg
ec04-04.jpg
ec04-05.jpg
ec04-06.jpg
ec04-07.jpg
ec04-08.jpg
ec04-09.jpg
ec04-10.jpg
ec04-11.jpg
ec04-12.jpg
Actividad realizada desde las instalaciones del C.F. Gazteak (Santurtzi)
En sus inicios se celebraba el Día de la Sardina en el mes de Julio, pero separado de las Fiestas del Carmen. El año 1987 es el primero en el que se hace coincidir la Gran Sardinada con el comienzo de las fiestas patronales. El primer día de las fiestas, el viernes anterior al 16 de julio, tiene lugar el día de la Sardina, acto en el que de forma tradicional se asan y se reparten en las calles del pueblo varios miles de kilos de sardinas. De este modo se hace honor a la tradición que ha hecho mundialmente conocida a nuestra localidad: la pesca de la sardina y su distribución por las afamadas sardineras.
Se asan, a modo tradicional, entre 1.500 y 2.000 kgs de sardinas. Estas se ofrecen gratuitamente, al numeroso público que se concentra alrededor de las pailas. colocadas en las Calles Itsasalde y Juan XXIII. Unas 20.000 personas, como mínimo, participan en esta Gran Sardinada.






QSL ACTIVIDAD
Nº 226





Regreso al contenido